¿Sueles olvidarte de las cosas con facilidad? ¿Por ejemplo, dónde estacionaste tu auto, o si cerraste la puerta cuando saliste de casa? Esto es cada vez más común y, lejos de ser pérdida de memoria como algunos piensan, muchas veces es solo falta de atención, es decir, la persona no se concentra en la acción que está realizando en un momento dado, pues su cerebro está pensando en otra cosa.

Esto es reflejo de un mundo muy conectado y acelerado, en el que queremos o necesitamos hacer muchas cosas al mismo tiempo. Pero también es el resultado de la falta de actividad física. Así es, hacer ejercicio no solo ayuda al cuerpo, sino también a nuestro cerebro.

Según un estudio del jefe de neurocirugía del Grady Memorial Hospital, de Atlanta (EE.UU.), Sanjay Grupta, que consistió en reunir pruebas y conversar con especialistas para comprender mejor nuestro cerebro. Se comprobó que es posible estimular la creación de neuronas y mejorar la salud y el funcionamiento del cerebro a cualquier edad a través de actividad física, acción que tiene el mejor efecto en la salud mental, pues es la manera más confiable de liberar BDNF (Factor Neurotrófico Derivado del Cerebro, por su sigla en inglés). Esta sustancia es producida por el cuerpo y no puede ser inyectada ni ingerida en forma de comprimido, pues la mejor forma de producirla es a través del movimiento, es decir, del ejercicio físico.

Es una práctica para todas las edades y que debe intensificarse a medida que vamos envejeciendo, pues naturalmente el cuerpo va dejando de producir nuevas células y se gatilla la pérdida de la memoria.

Así, a diferencia de lo que suele decirse sobre la importancia de estimular el cerebro realizando actividades como juegos de memoria y crucigramas, la práctica de actividad física es la que tiene el mayor efecto en el cerebro.

Trinomio cerebro-paracerebro-mente

La abogada, Dra. Adriana Lacerda Rocha, y también profesora de cosmetología y estética de Cosmoethos explica que todos, sin excepción, poseen cuatro cuerpos, a través de los cuales se manifiesta y evoluciona: 1. El físico; 2. El vital o etérico; 3. El emocional; y 4. El mental. Cada vehículo posee una fisiología y anatomía específicas. Una de ellas, la más noble, es la relación (conexión) entre el cerebro físico (bastante estudiado por la ciencia), el paracerebro (anatómicamente ubicado en el cuerpo emocional) y la mente (vehículo más noble utilizado por la conciencia, pues es la fuente de los pensamientos, ideas, razonamiento y donde se enciende fuertemente el paracerebro).

“Como existe esta fuerte conexión entre el cerebro, el paracerebro y la mente, cuando optimizamos el uso del cerebro físico esto repercute en el funcionamiento de los otros dos órganos, optimizando su fisiología (o parafisiología) y, consecuentemente, mejora los atributos de estos que, a su vez, repercuten en los atributos del cerebro físico. Actividades como el estudio y la lectura de libros estimulan la atención, la concentración, el razonamiento, la inteligencia, la asociación de ideas y la memoria. De la misma forma, la actividad física moderada produce la hormona del placer, la endorfina, y también la serotonina, calmando la conciencia y, por consiguiente, disminuye el estrés negativo, permitiendo que las áreas nobles del cerebro, encargados de la reflexión puedan actuar”, explica la Doctora.

Según la doctora, los beneficios de este tipo de actividades que prolongan el funcionamiento saludable del cerebro, y consecuentemente del paracerebro y la mente, ayudan a la conciencia a recordar, dentro de otros beneficios, de qué manera se ha comportado a lo largo de su vida y lo que ha hecho de bien por sí mismo y por la humanidad. “Si la actividad física permanente, continua y moderada otorga salud física y los vehículos de manifestación de la conciencia están conectados, ¿qué está esperando para salir del sedentarismo (el cual se ha demostrado que mata en la misma medida que el tabaco o el alcohol)?

Esa es la pregunta que te hago a ti, amigo lector ¿qué estás esperando? Si aun no practicas ninguna actividad física, comienza ahora y verás como eso beneficiará tu cerebro.



Formada em Jornalismo na UDC e pós-graduada em Relações Internacionais Contemporâneas na Unila, atualmente é jornalista da 100fronteiras e recentemente conquistou pela 100fronteiras o primeiro lugar no 1º Prêmio Faciap de Jornalismo.

Comentários

Deixe a sua opinião