Celebrando felices 80 años este mes de mayo, en el mes especial de las madres, Marta tiene muchos motivos para agradecer, a lo largo de su vida construyó un emprendimiento sólido y referencial en la Triple Frontera, el famoso “El Quincho del Tío Querido”.

Todo comenzó cuando Marta y su esposo, Alberto José Berro (in memorian), llegaron a la región de la Triple Frontera de Puerto Iguazú (Argentina), en 1978. Quedaron tan maravillados con la región, sus colores y atractivos, que decidieron echar raíces en la ciudad de las cataratas.

Alberto tenía experiencia en gastronomía, pues trabajaba con su padre, y juntos vieron la oportunidad de emprender en ese ramo en la ciudad. Fue así como, en 1983, El Quincho del Tío Querido abrió sus puertas por primera vez. Su primera casa estaba en la zona centro, ubicada en la calle Perito Moreno al lado de las emblemáticas 7 bocas, que ya en aquella época era famoso por sus clubes folclóricos, con presentaciones en vivo de guitarras e instrumentos que encantaban a clientes y amigos todas las noches. La calidad de la atención, la comida, la dedicación y el corazón que le pusieron al proyecto hicieron que, con el tiempo, se convirtiera en una referencia en Iguazú.

La pareja siempre ha valorado la calidad en la atención, por ello en 1992 decidieron cambiarse a un nuevo edificio para prestar más y mejores servicios a sus clientes. Su nueva dirección, también en el centro, estaba ubicada en la Rua Bompland, junto a un conocido hotel de la ciudad.

En ese período, Marta buscó la excelencia en los servicios, capacitando a su gente, ampliando y renovando constantemente todo lo que fuese necesario para optimizar cada detalle.

“Han pasado 20 años, y con ellos un largo camino de experiencias, anécdotas, alegrías, momentos complicados por la economía del país y pérdidas familiares, pues mi esposo Beto falleció en 1996. Todos estos momentos los hemos compartido con nuestro gran equipo de trabajo y clientes frecuentes que forman parte de nuestra historia”, destaca Marta.

Dona Marta - Tio Querido
Proprietária do Tio Querido.

40 años de historia

Durante el año 2012, Marta, siempre acompañada de su familia, decidió apostar por un nuevo desafío y concretar un sueño de muchos años. Así, el Tío Querido se construyó en la Av. Eva Perón y Caraguata (muy cerca de la entrada internacional), un restaurante con salones amplios, de dos pisos, patio abierto, parrilla al aire libre y una gran cocina, muy cómoda para facilitar y agilizar los procesos. “La accesibilidad desde la misma entrada a las instalaciones, así como el interior de estas, independientemente de las capacidades técnicas, cognitivas o físicas que el cliente pueda tener, es eficaz y 100% garantizada.

Actualmente, los espacios y el staff están preparados para recibir y atender con eficiencia a 250 personas simultáneamente. La alta calidad de la carne argentina, los vinos seleccionados, el show en vivo de tango y folclor hacen de cada noche una experiencia maravillosa dentro de la Triple Frontera”, refuerza Marta.

Dona Marta - Tio Querido
Dona Marta.

Con todos estos logros en 40 años de experiencia en esta actividad que ha sido el pilar de su vida, Marta cumple 80 años el día 16 de mayo y está muy agradecida. “Estoy feliz y satisfecha al ver que mi restaurante continúa siendo un lugar tradicional argentino donde las personas encuentran espacio para relajarse, disfrutar, probar nuevos sabores y momentos cautivantes, momentos con la familia y/o amigos. Hoy veo a los hijos y nietos de mis primeros clientes viniendo al restaurante y eso me llena de orgullo. Mi deseo para el futuro es que el restaurante prospere y que continúe teniendo la aceptación del público, para que podamos seguir trabajando con éxito. Finalmente, quisiera felicitar y agradecer a las madres brasileñas, paraguayas y argentinas que nos visitan con frecuencia y hacen que nuestro negocio progrese. Feliz día para todas”, concluye.

¿Por qué se llama El Tío Querido?

El padre de Marta llegó de Siria durante su adolescencia en busca de nuevas oportunidades en Argentina. Fue en Junin, provincia de Buenos Aires, donde crio a su familia, transformándose en un personaje muy querido de la ciudad. Su vocabulario limitado en español le permitía saludar a todos con la expresión “Hola Habibi”, que en árabe significa querido. Así que se ganó en nombre de “El Tío Querido” y Marta, en homenaje su padre, eligió ese nombre para el restaurante.

Os textos em espanhol na Revista 100fronteiras são traduzidos pelo professor Enrique Vergara.

Formada em Jornalismo na UDC e pós-graduada em Relações Internacionais Contemporâneas na Unila, atualmente é jornalista da 100fronteiras e recentemente conquistou pela 100fronteiras o primeiro lugar no 1º Prêmio Faciap de Jornalismo.

Comentários

Deixe a sua opinião