Actualmente, varios caminos pavimentados permiten el acceso a la Triple Frontera. Las carreteras que llegan a la región son RN-12 en Argentina, BR-277 en Brasil y PY-02 en Paraguay. Hasta mediados de la década de 1950, en Paraguay, la antígua Ruta 2 comenzaba en Asunción y terminaba en Coronel Oviedo. La BR-277 empezaba en Paranaguá y terminaba en Guarapuava. Para el acceso a Foz de Iguazú, existía una ruta de acceso precaria, construida en la década de 1920. La RN-12, en Argentina, llegó a la región en la década de 1930, pero en mejores condiciones que la precaria vía de acceso brasileña.

Entre 1954 y 1955, la Cámara de Diputados de Brasil aprobó la solicitud de crédito brasileño para la construcción de la carretera Coronel Oviedo – Presidente Franco, mediante el proyecto de ley 4975. Al discutir el tema, la Comisión de Diplomacia de la Cámara de Diputados presentó la dependencia de Argentina y el alto costo de los bienes como una de las justificaciones para el apoyo financiero de Brasil a la obra paraguaya.

En el documento aprobado, se indica que el suministro de Foz do Iguaçu a Guaíra se realizaba por la “carretera estratégica que atraviesa el sertão paranaense […] en una extensión de unos mil kilómetros”, lo que incrementó enormemente el costo de los bienes que llegan por de esta manera para abastecer a la región. Además, se alegó que la carretera paraguaya otorgaría una nueva ruta de abastecimiento que ayudaría a liberar a las ciudades brasileñas de la “dependencia embarazosa del comercio argentino que también las abastece”, en palabras del relator del proyecto. También se dice que los habitantes de la región pagaban CR$ 10 por un litro de gasolina y CR$ 20 por un kilo de harina, es decir, con el valor de un kilo de harina, compraban dos litros de gasolina.

Después de eso, se conoce la historia: se construyeron y pavimentaron las carreteras, se construyeron los puentes, llevando la Triple Frontera a una nueva etapa en la segunda mitad del siglo XX.

Marcelino T Lisboa

Professor na Universidade Federal da Integração Latino-Americana - UNILA - e doutor em Ciência Política.

Comentários

Deixe a sua opinião