Tal vez, quien viera a Bruna Wan disfrutando de momentos maravillosos en su Instagram no se imaginaría a todo lo que ha renunciado para consolidar la marca. Hace tres años, en su primera portada y habiendo perdido a su padre hacía dos años, dijo: “me puse un desafío a mi misma: o mantienes lo que tienes o lo multiplicas. Porque mi padre ya había hecho lo más difícil, construir una empresa. Y sería una vergüenza que yo no supiera administrarla”. Hoy se encarga de administrar no solo una, sino cuatro tiendas, además de una tienda virtual, fruto de mucha dedicación, coraje y pasión.

¿Cómo ha podido lograrlo siendo tan joven y, al mismo tiempo, disfrutar del proceso? Bruna explica: “Las personas tienen muchas expectativas de tener un comienzo, un camino y un final feliz, y eso suele ser la mayor frustración de los jóvenes. Porque en nuestra vida no hay finales felices o tristes, hay momentos felices que dependen mucho de uno mismo, y momentos tristes que son parte de la vida. Y necesitamos saber disfrutar cada uno de ellos”.

Así, quienes ven a Bruna Wan alegre compartiendo su rutina o subiendo bailes de Tik Tok, quizá no se imaginan que detrás de esa alegría hay una mujer que sabe disfrutar cada momento, que cuando debe ser hija, sabe serlo, que cuando debe ser empresaria, es una excelente empresaria y que cuando simplemente quiere divertirse, lo hace con maestría. “A veces la gente tiene la impresión de que mi vida siempre es buena y fácil, pero tiene muchos altos y bajos como la de todo el mundo. La diferencia está en que todos los días trato de sacar lo mejor de cada situación, porque no hay vidas perfectas y eso está bien”.

Bruna Wan - proprietária do Shopping Lion
Alegría de vivir.

El ascenso es una búsqueda diaria

Desde que se hizo cargo de los negocios Bruna Wan procura trabajar a diario para expandir la marca. Tres años después de habérselo propuesto puede decir con seguridad que ha conquistado Paraguay.

“Comencé en Ciudad del Este con el Shopping, herencia de mi padre, y después de mucho trabajo direccionado, hoy tengo una tienda en la capital, Asunción, y dos en San Lorenzo, además de una tienda virtual con venta exclusiva en Paraguay. He expandido la marca a todo Paraguay y también he llevado el nombre de la frontera a todo el país. Eso me llena de orgullo pues, al igual que en nuestras vidas, CDE también ha pasado por altos y bajos, pero, independientemente de la situación en la que se encuentre (la ciudad), siempre procuro hablar bien de mi casa, mostrar que tiene lugares lindos y otros no tan lindos, mostrar que es posible reinventarse”, explica.

Pese a haber conseguido ese objetivo, Bruna no se detiene. Para ella, construir un legado es tan difícil como mantenerlo. Sin embargo, ser feliz en el camino es aún más difícil.

“Si hoy estoy donde estoy es porque he tenido que luchar mucho, ha requerido coraje y renunciar a muchas cosas para transformar el sueño de mi padre en el mío, mi propósito en la vida. Ya que mi propósito siempre ha sido llegar a las personas, nuestras tiendas llegaron para brindar fácil acceso a ciertos productos y facilitar la vida de las personas. Pero, junto con ello, tienen el mismo objetivo que yo: inspirar a las personas, motivarlas a despertar todos los días felices; agradecidas. Los negocios siempre existirán y voy a dedicarme a ellos al 100%, porque amo lo que hago, pero lo que dejamos en este mundo es nuestro legado, nuestras ideas y principios. He logrado muchas cosas, pero aún me queda mucho por lograr”.

Bruna Wan inspirando personas

Bruna es tan buena en los negocios como lo es inspirando a la gente. En su Instagram comparte su rutina, sus negocios y también motiva a las personas a creer en ellas mismas, siempre mostrando que la felicidad va más allá de las cosas materiales, la felicidad es una elección diaria y surge de las cosas simples.

“Siempre he dicho que las cosas materiales traen una felicidad instantánea, una euforia, pero la verdadera felicidad es saber agradecer y ser feliz a lo largo del camino, incluso cuando no todo va bien. Saber conectarse con el presente, con aquello que estamos viviendo en ese momento. Debido a que siempre estoy con prisa, las personas se imaginan que no disfruto los momentos, pero es justo lo contrario. Es cierto que hago muchas cosas, pero he aprendido a conectarme con cada momento que vivo. Por ello, si estoy aquí ahora, conversando contigo, me conecto contigo y soy feliz por ello, porque vivo cada momento con alegría y gratitud. Lo más importante que tenemos es nuestro tiempo, es nuestro bien más preciado y tenemos que estar atentos a ello. Hoy en día, eso es lo que más les falta a las personas, atención. Por ese motivo necesitamos estar 100% conectados con las personas cuando estamos con ellas.”

Bruna Wan - proprietária do Shopping Lion
Bruna Wan fue la portada de 100fronteiras.

Sobre el futuro

Pese a que hoy no esté anunciando ningún proyecto nuevo, Bruna revela que su trabajo no se detiene, y que hay muchos proyectos en desarrollo que van más allá de la marca. Como superar desafíos es lo que motiva a la joven empresaria, siempre está estudiando, especializándose para entregar lo mejor, pero sobre todo siendo feliz cada día.

“Todos somos únicos, es por ello por lo que cada uno tiene una huella digital. Es lo que nos diferencia unos de otros. Así que todos tenemos nuestra esencia, nuestra autenticidad, tenemos que entenderlo, necesitamos aceptar esas diferencias y nunca olvidar que somos especiales de cualquier forma”, concluye.

Comentários

Deixe a sua opinião